El Verde del Camino Primitivo

ITINERARIO VISUAL

S

.

En este momento te dispones a recorrer el Camino Primitivo conmigo, de un modo <<heterológico>>. Al abrir cada fragmento de itinerario, éste se corresponde al tramo que solicitas pero, por el contrario, la lectura se realiza en otra dimensión. Se atiene al camino pero no responde al orden acostumbrado.  Es una experiencia, la que te propongo. El <<parpadeo fenomenológico>> que reconoce la vía, la mente, la conciencia organísmica, que se dispersa en un <<sin fín>> de direcciones.

.

S

17 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. la ananda de Ariadna said, on 2 junio 2013 at 15:49

    Iniciamos nuestra apasionante aventura delante de la catedral de San Salvador. La salida de la capital asturiana es un poco tediosa por larga. Vamos siguiendo, con alguna dificultad, las vieiras de bronce colocadas en el suelo, cada una de las cuales nos lleva a la siguiente. Así, tomamos a mano derecha las calles San Juan y La Luna, y por la izquierda la calle Covadonga que se prolonga en las calles Melquiades Álvarez e Independencia. Desembocamos en la avenida del Cantábrico (N-634), que seguimos unos pocos metros por la izquierda para cruzarla por un paso de peatones. Proseguimos en la misma dirección por las calles Teniente Coronel Teijeiro y Argañosa, delante del bar “El choque” doblamos a la derecha para cruzar la línea del FEVE por una pasarela peatonal, y continuamos por las calles Alfonso I el Católico y Gozón. Ya en el barrio de La Florida, de nueva construcción, tomamos primero una calle a la derecha y otra a la izquierda para salir a una enorme rotonda. Desde ésta seguimos la calle de la derecha y ya salimos de la ciudad junto al parque “Camino de Santiago”. Por una carretera local subimos a la primera aldea rural, San Lázaro de Paniceres, y por distintos caminos de tierra y asfalto, con desniveles continuos, a través del monte Naranco, llegamos a la solitaria capilla de la Virgen del Carmen, en Llampaxuga. Luego proseguimos por una pista en bajada, a través de un bosque de eucaliptos, hasta superar el reguero de la Huerta y llegar en subida a Lloriana. Desde Lloriana bajamos para tomar a la derecha la carretera AS-232, salvando el río Nora por el medieval Puente Gallegos en paralelo a la carretera.

    .

  2. la ananda de Ariadna said, on 2 junio 2013 at 15:50

    …. salvando el río Nora por el medieval Puente Gallegos en paralelo a la carretera. Por ésta cruzamos la población de Gallegos y a la salida tomamos a la derecha un camino que nos introduce en un precioso bosque de castaños y robles. Al inicio avanzamos en ligera bajada pero pronto empieza el ascenso, que después de un giro a la izquierda se convierte en un duro repecho hasta desembocar en Escamplero, localidad que cuenta con un bar-restaurante (miércoles cerrado) y un albergue de peregrinos. Salimos de Escamplero por la carretera a Avilés, dejamos a mano izquierda el albergue de peregrinos y poco después tomamos un camino a la izquierda que ataja una curva de la carretera. Regresamos a ésta y la altura de la capilla de Fátima volvemos a dejarla para bajar al bucólico y solitario valle del Andallón. Lo cruzamos y después de salvar el río Andallón seguimos a la derecha una carretera hasta Premoño (hay un bar), donde está la capilla de Santa Ana, único vestigio de un antiguo hospital de peregrinos. Salimos de Premoño por carretera y en seguida nos desviamos a mano derecha por un sendero boscoso. Más adelante salimos a la carretera que por la derecha nos lleva a Paladín. Continuando por ésta, y superado el río Soto, en Puerma, tomamos a la izquierda un sendero que avanza junto al río Nalón (el más largo y caudaloso de Asturias), y que desemboca en la carretera AS-234, que ya seguimos hasta llegar al puente sobre el río Nalón. Lo cruzamos y por la derecha ya llegamos a la bonita aldea de Peñaflor, la cual cruzamos por una de sus calles dejando la carretera a mano izquierda. El puente sobre río Nalón data de inicios del siglo XII, donde existió en uno de sus márgenes un hospital de peregrinos. El puente ha sido remodelado en numerosas ocasiones a los largo de su historia; aun así conserva su estructura original. A la salida cruzamos por un túnel la línea del ferrocarril de vía estrecha (FEVE) y proseguimos por una pista llana entre huertos y tierras de labranza. Ya vemos la ciudad de Grado al fondo y llegamos en un santiamén.


Los comentarios están cerrados.